viernes, 2 de diciembre de 2011

Fernando Iwasaki y Marcos Giralt Torrente

Acabo de sostener dos entrevistas que están en las antípodas. Ambas me gustaron, aunque habrá que ver qué le pareció a los escritores. A través de ambos, que son dos estilos de autores diametralmente opuestos, me enamoré, de nuevo, de la escritura. Iwasaki, protegiéndose en el humor, escribe para verter sobre la sociedad su ironía y su disgusto con el mundo. Giralt Torrente lo hace para defender su propia fragilidad. Por eso el peruano con apellido japonés me hablaba del rol del escritor en el mundo hispanohablante y el madrileño que lleva los nombres de un pintor y de un filósofo me contaba cómo lo sanaba la narrativa. Ambos son el ves y el envés de las letras contemporáneas, ambos tienen algo que decir en la FIL Guadalajara. Enhorabuena por las cultura.