viernes, 25 de enero de 2013

La invención del museo en la web


Más que impresionarme por la calidad de la exposición La invención concreta: La Colección Patricia Phelps de Cisneros, que acaba de inaugurarse en el Museo de Arte ReinaSofía de Madrid, me quedé pensando en las herramientas que ésta utiliza, como medida de la evolución que ha tenido en el último lustro la investigación y enseñanza de las artes plásticas.
En cuanto a curaduría, la muestra está muy por encima de otras vistas esta temporada en la capital española. Esto quizá se deba a que se afana en conceptualizar las relaciones entre las piezas presentadas y sus momentos históricos, algo que por desgracia no se vio en Gauguin y el viaje a lo exótico que cerró el 13 de enero en el Thyssen Bornemisza, donde los curadores ni mostraron nada nuevo sobre los aportes de su estética Made in Tahiti ni supieron responder a la pregunta hecha en el mismo recorrido sobre cómo los orígenes peruanos del artista esculpieron la fascinación que lo marcó.
La invención concreta, por su parte, es más bien un ejemplo de cómo la moda multimedia se impone dentro de la cultura y de las posibilidades que ofrece para los interesados en conocer mejor las artes plásticas, como estudiosos o como público en general. Me refiero a esto porque la página web bilingüe de la exposición se puede leer su sustento conceptual, ver las obras expuestas así como todos los textos de sala e incluso puede hacerse un recorrido virtual. Para los que no van a poder verla antes de que la retiren el 16 de septiembre, esto representa una ventaja porque estarán bien enterados de todo lo que hay allí. Pero a los nostálgicos como yo de las experiencias en persona quizá les quede una pregunta flotando en la mente: ¿puede irse al museo sin salir de casa?