miércoles, 3 de diciembre de 2014

El diablo de Morábito y mi acento caribeño


Una frase de Morábito me llena de inquietud: Que el último reducto del alma es el acento. Está en la entrada “Qué es el diablo” de su libro El idioma materno, donde se refiera a la singularidad que muestra la manera de hablar de una persona que se ve obligada a vivir lejos de su idioma materno. Dice Morábito que cuando vuelve a casa ha perdido el pleno dominio de la lengua materna y sus coterráneos lo miran recelosos porque aunque usa las palabras correctas y replica vagamente el acento de su tierra, hay una sombra en su fonética que revela los años fuera de su país. Para ilustrar sus reflexiones, cuenta la historia de un hombre que había pasado 40 años fuera de su país y que para evitar las miradas recelosas de los otros se inventó un acento en su propio idioma, con el objeto de pasar “como un extranjero que hablaba admirablemente bien y no como un nativo que había perdido su práctica”. En un giro de la narración que evidencia una entrada de lleno en el territorio de la ficción, Morábito señala que, incluso cuando estaba solo, este hombre hablaba con ese acento inventado. Entonces es cuando lo compara con el diablo, porque para este autor mexicano nacido en Alejandría de padres italianos, el acento más que la lengua materna es la trinchera del alma. Un hombre que no tiene acento –reflexiona– no tiene alma: es la quintaesencia de la maldad. Belcebú.
Y esa reflexión me hace cerrar el libro y ponerme a escribir esto, porque me doy cuenta de que esas palabras me hicieron daño. Esto se debe a algo que nunca he confesado antes: detesto mi acento. Lo detesto por su falta de eses, por la manera en que golpea a ciertas palabras, porque parece que el sol caribeño ha derretido las esquinas de ciertas frases que sisean con ferocidad. Por favor, no me mal interprete: adoro el castellano, mi lengua materna, con la  misma fuerza con la que amo la literatura. Como herramienta de comunicación, este no solo me permite la interacción con otros, sino también la capacidad de estructurar mi propia identidad. Además, sobre mi lengua materna he construido la vida, porque escoger la literatura no es una decisión profesional sino un apostolado.
Pero no es hablar castellano, ni si quiera hablarlo con acento, lo que me iguala al diablo de Morábito. Es que me reconozco un poco en la impostura de aquel hombre que inventaba una forma de hablar, porque querer salirse de su propio acento y meterse en el habla de otros es una metáfora de la lectura: soy lectora porque quiero salir de mi manera de hablar y modular la de otros. Soy una impostura diabólica. Alguien que al sentirse desagradada por un rasgo propio que no puede cambiar termina imitando a otros: alguien sin alma que busca la de los demás. Belcebú. Una lectora.

1 comentario:

extranjerita dijo...

Ay, ese acento. Me parece que él nace antes de nosotro/as y a veces incluso sigue vivo después de la muerte de su portador. Y tienes toda la razón: el acento de la forma de pensar y de expresar tus pensamientos es más fuerte que el acento fonético.

Ha sido un placer conocerte durante el congreso ACIS, me ha gustado mucho tu blog y me gustaría seguir en contacto contigo. Soy Alexandra, la rusa que hablaba también de Lorca. Aquí en los blogs soy Extranjerita (extranjerita.wordpress.com)